No dejes tu mejor juego en la cancha de entrenamiento. Parte 2

Inicio/Árticulos, Artículos de opinión, La Zona de Candelas, Psicología/No dejes tu mejor juego en la cancha de entrenamiento. Parte 2

No dejes tu mejor juego en la cancha de entrenamiento. Parte 2

«No me enojaré por un error. Me enojaré por el próximo error que viene de seguir pensando en el último error».

DOC RIVERS

 

Los jugadores deben saber que jugar con seguridad les quita oportunidades. No deben tener miedo de cometer una falta, chutar al aire, cargar, ser superados en 1vs1 o perder, porque si lo hacen, nunca tendrán la oportunidad de marcar, asistir, jugar o ganar. No pueden jugar en base a “qué pasa si…”. No deben jugar asustados; ¡simplemente jugar!

Aquí es donde el lenguaje corporal de un jugador es tan importante. ¡Encarnando a quienes quieren ser, pueden CONVERTIRSE en quienes quieren ser! El talento de un jugador joven indica que ese jugador y alejarse de ese paradigma “en sus equipos, la mayoría de los jugadores no son ellos mismos, sino otros”.

Los jugadores también deben ser conscientes que los mejores equipos consisten en jugadores entrenados, no jugadores «geniales«. A. Rovira, nos aclara “Si la ambición es mayor que el talento y la humildad, estos deben trabajarse y crecer para evitar grandes frustraciones”.

No debemos olvidarnos que la mayoría de los grandes jugadores que consideramos genios, tienen un elemento delirante en su proceso de pensamiento. No lo entrenes fuera de ellos. Es parte de lo que los hace geniales. Si pensaran como todos los demás, jugarían como todos los demás. No tienes que ser realista, solo tiene que funcionar.

Hay genio en la simplicidad. El valor de la simplicidad es que te obliga a ejecutar la acción. Cuando es simple, no hay una razón justificable para no hacerlo.

Un jugador genial, es aquel que hace obvio lo obvio lo que nadie antes ha visto como obvio. El gran mal del jugador común es que se rige por comportamientos ávidos. El genio fija su objetivo. Traza su hoja de ruta. Y la sigue.

Viéndolo así, entiendo como ingenio, la facultad para inventar o solucionar algo con facilidad. El concepto está asociado a la intuición, la creatividad y el talento a la hora de resolver problemas durante la competición y aplicarlo correctamente dentro del juego. Es esencial estimularlo a los jóvenes.

En cambio, un buen jugador es alguien que puede tener un impacto en el juego donde no necesariamente sea meter goles o evitarlos. Pueden hacer otras cosas que ayuden al equipo. Los jugadores tienen que aprender eso». Cuando no entran tus chutes, ¿cómo estás ayudando a tu equipo a ganar? Porque los grandes jugadores entrenan como si no tuvieran talento y luego juegan como si creyesen que son el mejor jugador del mundo. Prepárate con humildad, compite con confianza.

El niño aprende a tomar buenas decisiones tomando decisiones, no siguiendo instrucciones.

ALFIE KOHN

 

Lo cierto es que las personas, en este caso los jugadores crecen o están atrapados. Necesitamos identificar los puntos ciegos para no cometer los mismos errores dos veces, ya sea táctica o relacional … Deberíamos estar mejorando cada día.

Desarrollar y entrenar personas es una de nuestras responsabilidades de liderazgo más importantes. Si no estás ayudando a las personas a mejorar, no estás liderando. Por cada persona en el equipo, un líder ve: → Donde están ahora. → Que es posible. → El camino para llevarlos allí.

Comentaba Ferrán Adrià «La innovación es y ha sido siempre buscarse la vida» . Genial definición del concepto innovación. Muy aplicable a la CREATIVIDAD y a cómo los entrenadores debemos PROVOCAR SITUACIONES PROBLEMA que guíen al jugador a buscar y explorar nuevas soluciones.

Desde otro punto de vista, dice Menotti «No existe dentro del campo de juego mayor fuerza que la inteligencia del jugador«

Y es objeto del entrenador potenciarla, a través:

  • Diseño de tareas (aprendizajes significativos)
  • feedback (indicaciones)
  • Ofrecer ayuda necesaria al jugador

Nota. – Ver a un padre, entrenador o compañero de equipo que muestra una habilidad le da al jugador un espejo tangible que dice mucho más que palabras explícitas.

Hoy podemos afirmar que los entrenadores en el futuro no se saldrán con la suya con filosofías como:

«Tu actitud es tu elección» O… «No puedo entrenar tu actitud, esfuerzo y energía«

Los entrenadores en el futuro tendrán que desarrollar las habilidades para ayudar, mejorar, crear actitud, esfuerzo y energía con los jugadores.

El desafío del entrenador puede estar en la noción de que cada palabra que dices cuenta, cada silencio importa, cada acción que muestres influye, cada gesto impacta, cada instrucción genera comportamiento, …

En resumen, todo probablemente importa. ¡Ese es tu privilegio y tu carga!

Si escuchas en tu equipo por parte de los jugadores «Eso no es justo» una vez más …

Debes tener una conversación individual donde decirle ¡Deja de compararte y comienza a competir! No te preocupes por «justo». Preocúpate por ser competitivo. Si actúas como si no tuvieras nada que demostrar, nunca mejorarás. Todos los días deberían ser una prueba. Cada día es una oportunidad de mejorar. El éxito no es propiedad. ¡Está arrendado y el alquiler vence CADA DÍA! Evita entrenar y practicar para sentirte bien o encontrar confianza: entrena para prepararte para la incertidumbre de la competición, adversarios y competencia.

Tenemos la obligación de exponer a los jugadores que el Fútbol Sala NO es un deporte de igualdad de oportunidades. Los mejores jugadores casi siempre tendrán más minutos de juego. ¿Quieres jugar más minutos? ¡Entonces mejora! Conviértete en un mejor jugador. Gana tu oportunidad en la competición. Gana la confianza de tu entrenador.

«Los grandes entrenadores son grandes humanitarios. Realmente se preocupan por el jugador como persona primero y como jugador en segundo lugar. Esto es fundamental para ganar respeto».

GORDIE GILLESPIE

 

Es esencial que los jugadores deben hacer todo lo posible para sentirse bien antes de competir … ¡todo! ¡Al SENTIRSE bien se dan la oportunidad de SER BUENOS!

Los diferentes jugadores pensarán, sentirán y actuarán de manera diferente cuando caminen hacia la cancha en el partido. Uno puede ver el juego como un desafío … otro como una amenaza. Uno puede enfocarse en lo que pueden hacer, otro puede centrarse en tener la iniciativa, …

En competición decirles a los jugadores:

  • Das tu compitiendo
  • Fallaste
  • Mejoraste
  • Te ganas el rol
  • Consigues el rol
  • La prueba está en lo que haces.

¿Lo quieres? ¡GÁNALO!

Y por supuesto, tratar con jugadores difíciles:

  • abrazar su individualidad
  • preguntar cómo contribuirán a dar valor al equipo
  • pedir permiso para hacerlos responsables de su contribución proyectada
  • preguntar qué necesitan de ti
  • desafiar cuando no contribuyen

Los jugadores deben visualizar su próximo juego en su mente diariamente … no solo su plan de juego, sino también su mentalidad … intensidad, concentración, emoción, intención positiva, confianza … Deben hacer que estas imágenes internas sean vívidas … grandes, audaces y brillantes … emocionantes … llenas de anticipación ¡

Así mismo, debemos concienciar a los jugadores, los objetivos para un partido:

  • Tan específico como sea posible (y tan breve como sea posible)
  • Tan controlable como sea posible (o tan cerca de controlable como sea posible)
  • Frase positivamente («Lo que quiero, no lo que no quiero»)

¡Específico, controlable, positivo!

Otro de los objetivos de los jugadores debería ser convertirse en un jugador difícil de jugar contra ti, pero fácil de jugar contigo. Ser un gran compañero, pero una pesadilla para el rival.

“El entrenador necesita gente que interprete el entrenamiento, y no gente que pase por el entrenamiento”.

 PABLO DIEGO SIMEONE

 

Cinco maneras en que los entrenadores pueden conectarse mejor con los jugadores:

  1. Ser alguien en quien puedan confiar
  2. Agradecer sus aportaciones
  3. Comprender sus objetivos
  4. Motivarlos
  5. Motivarlos

Y Cuatro compromisos del día de partido para cada jugador. Comprometerse a:

  1. Mejorar sus habilidades
  2. Prepararse para el partido
  3. Competir cada duelo 1vs1 hasta el final
  4. Ser un gran compañero de equipo.

A menos que te comprometas con algo, estarás distraído por todo.

No puedes esperar que tu equipo supere tu ejemplo. Y recuerda, si todavía entrenas de la misma manera que lo hiciste hace cinco años, alguien en tu liga te pasó de largo.

“Es increíble lo que puedes desconocer de un juego que has jugado toda la vida”

Pongo unos ejemplos:

¿Porque NO soy fan de los RONDOS?

Comparto la opinión de Luismi Patiño, porque en un partido cuando hay una pérdida todo se acelera, pero en un rondo cuando hay una pérdida todo se para y se cambia «andando» el rol defensa-ataque o viceversa.

O sea, que pasa justo lo contrario a la lógica del juego.

Al hacer tareas de marcación defensiva, mantén siempre los ojos a la altura de la cintura. No mires al suelo y evita mirar demasiado alto. Las caderas del receptor siempre deben ser tu punto focal cuando retroceda, se desmarque, gire, te finte o engañe, te fije o le persigas.

Las distracciones son lo que ves cuando apartas la vista de la portería contraria.

«Los jugadores a menudo explican una derrota diciendo ‘No hemos conseguido igualar su intensidad’. La frase está excesivamente utilizada, pero es acertada. Muy a menudo equipos con menos talento y más intensidad derrotan a equipos más talentosos.»

JACKSON Y ARKUSH

 

“Un entrenador enseña lo que sabe, un maestro transmite lo que es”

Cuando te preocupas por cosas que no puedes controlar, eventualmente estás controlado por la preocupación.

Pablo Cabeza no dice “No hay ejercicios ni buenos ni malos. Cada uno con unas implicaciones y requerimientos ¿Qué me aporta ese ejercicio? ¿Qué problemática puede tener su ejecución? ¿Es adecuado para todos? Y otras tantas preguntas. Podrás imitar, pero nunca calcar. Puedes copiar ideas, pero no inspiración. Necesitarás mucho más, y sobre todo visión y autoestima”

Por su parte Roberto Iñiguez expone “Veo entrenadores obsesionados con recabar ejercicios, CUANTOS MÁS MEJOR…los mejores ejercicios son los que tú creas pensando en tu equipo y en tus jugadores/as. Les haces mejorar específicamente (en lo que necesitan), y te hacen mejorar a ti, porque piensas y creces”.

Nunca permita que jugadores o colegas se sientan tan intimidados por ti que tengan miedo de decirte la verdad o estar en desacuerdo contigo. Ninguno de nosotros lo sabe todo y nadie siempre tiene la razón.

Nunca te vuelvas tan serio acerca de ganar que pierdas de vista la importancia de tener una personalidad. Si tus jugadores no se divierten y disfrutan jugando, nunca obtendrás su mejor esfuerzo.

Si la mayoría de lo que sale de su boca es negativo, no puede esperar que la mayoría de sus reacciones, respuestas o resultados sean positivos.

«Debes tener una buena filosofía, pero cada entrenador tiene eso. Es la energía y la pasión que aportas lo que hace que funcione. Los entrenadores que comunican lo que quieren y que los jugadores se comprometen a hacerlo es lo que lo hace funcionar».

GEORGE KARL

 

El entrenamiento debe incluir 20´ trabajo de habilidad y fundamentos antes de comenzar y 20´ durante la sesión.

Formemos mejores jugadores, no más jugadas. “Trabajar en lo que es relevante para el juego. La mayoría de los jugadores trabajan en cosas que nunca usan en la competición«.

Apúntate a nuestro Boletín

Estarás informado al momento de las noticas más interesantes del Futsal por los mejores profesionales de FutsalCoach.

¡Apuntado! Ahora ves a tu correo y confirma la solicitud, no olvides mirar también tu carpeta de spam.